Error
  • The template for this display is not available. Please contact a Site administrator.

¿Profesores vs. Padres? Aprende a comunicarte con los profesores de tu hijo de manera asertiva

Written by   Ángela Cruz Published in Blog padres

Durante el año escolar existen unos espacios específicos en los que profesores y padres de familia tendrán que interactuar, como las entregas de notas y los actos culturales y deportivos de los colegios. Las normas de cortesía básicas y el genuino interés por el proceso educativo de nuestros hijos parecerían ser herramientas suficientes para conservar las relaciones entre nosotros de la manera más sana, ¿pero qué pasa cuando nuestros hijos presentan dificultades? ¿Estamos siendo proteccionistas? ¿Atendemos a las razones planteadas por los profesores? O, en caso contrario, ¿tenemos estrategias claras para defender a nuestros hijos frente a situaciones que consideramos injustas?

Suscríbete al blog para padres Norma

El propósito central de este artículo es ofrecer algunas estrategias para que la comunicación entre padres y profesores sea efectiva. Por supuesto, el primer paso para que esto sea posible es no limitarnos a esos espacios obligatorios y convencionales en los que la repetición de fórmulas corteses es suficiente, es decir, crear una relación de diálogo con los docentes de manera constante, sin ser invasivos, de manera que podamos generar estrategias conjuntas para lograr nuestro fin común: el bien de los estudiantes. ¿Cómo propiciar y conservar esos espacios?

  1. Sigue el conducto regular. A veces, sobre todo cuando nuestros hijos manifiestan alguna inconformidad, resulta muy atractivo solicitar directamente una reunión con el coordinador de la sección o el rector del colegio. Sin embargo, esta estrategia resulta poco efectiva por una razón sencilla: quien conoce realmente lo que sucede con los niños en el aula de clase es el maestro. Al saltarte su autoridad no solamente podrías estar irrespetándolo sino que podrías perderte de la otra versión de los hechos, además de quebrantar la confianza y crear prevención frente a futuras comunicaciones.
  2. Ante la queja, la estrategia. Tal vez el profesor de tus hijos te cite para hablarte de problemas en su desempeño académico. Escucha con atención cuáles son los aspectos de comportamiento y aprendizaje en los que se presentan mayores dificultades y solicita al profesor que te asesore desde su experiencia sobre posibles planes de acción que puedan aplicarse al caso de tu hijo. El profesor puede sugerirte refuerzos extraescolares, tutorías particulares o terapias: asegúrate de evaluar de manera conjunta con él cuáles pueden ser las más adecuadas para potenciar sus habilidades.
  3. ¡No controles! Existe un límite, a veces delgado, entre  mostrar interés por el comportamiento y el aprendizaje de tu hijo, y convertirte en un “papá helicóptero”, es decir, alguien que quiere controlar el minuto a minuto de su vida escolar. Este comportamiento te puede llevar a hacer demandas irracionales a los profesores, como pretender que te respondan correos electrónicos y llamadas por fuera de su tiempo laboral. Sin embargo, lo más contraproducente de esta conducta es que puede minar la autonomía de tus hijos: es necesario que en la medida en que van creciendo les proporciones espacio para que puedan solucionar sus propios problemas y busquen estrategias independientes que les permitan aprender de sus equivocaciones.
  4. Modela con tu ejemplo. Muchas de las habilidades de comunicación que tus hijos desarrollarán a lo largo de su vida se verán directamente influidas por la manera en la que tú mismo te comunicas. Recuerda que uno de los fines fundamentales de la comunicación es crear, alimentar y preservar las relaciones humanas. De este modo, las elecciones que haces en cuanto a tu vocabulario y tono para dirigirte a los profesores pueden ser el patrón que tus hijos seguirán para relacionarse con pares y figuras de autoridad: la honestidad, la claridad y la precisión, son factores clave.
  5. Expresa tus ideas sin desmeritar las de tu interlocutor. Una de las claves de la comunicación asertiva que sirve para exponer una posición contraria es la de validar primero la opinión de tu interlocutor. Ponte en el lugar del otro y expresa que comprendes de dónde vienen sus percepciones. Expresa de manera concreta tu posición y  haz preguntas para asegurarte de que estás siendo entendido. Finalmente, presenta las ventajas de considerar los asuntos desde tu punto de vista y ofrece la alternativa que consideras más razonable para la resolución del conflicto que se haya presentado.
  6. Haz seguimiento. Si estableciste un plan de acción con el maestro, cerciórate de que este se concrete realizando las acciones a las que te comprometiste, monitoreando la actividad de tu hijo dialogando directamente con él y consultando al docente, en lapsos razonables, si ha observado algún impacto positivo en su desempeño.

Suscríbete al blog para padres Norma