Error
  • The template for this display is not available. Please contact a Site administrator.

Escribir a mano: ¿conocimiento obsoleto o ventaja para el aprendizaje?

Written by   Ángela Cruz Published in Blog padres

Importancia escribir a mano

El año pasado muchos leímos con preocupación que las escuelas de Finlandia, país más que ratificado como el que cuenta con el mejor modelo educativo del mundo, pensaban erradicar la enseñanza de la escritura a mano en sus programas académicos. Tiempo después, esta información errónea fue desmentida, pues lo que en realidad buscaba el gobierno finlandés era que la enseñanza de la letra cursiva fuera obligatoria, mas no de la script, pues reconoce la importancia para los niños de adquirir esta habilidad y sus repercusiones a largo plazo en el aprendizaje.

Suscríbete al blog para padres Norma

La anterior noticia causó alrededor del mundo una necesaria reflexión sobre tales repercusiones y sobre cómo podemos equilibrarlas con la urgencia de que nuestros hijos y estudiantes dominen las herramientas tecnológicas que el entorno actual les exige sin tener que sacrificar los beneficios de desarrollar la habilidad de escribir a mano. ¿Cuáles son estos beneficios?

El primero de ellos, es la autonomía, pues tomar apuntes requiere la escucha atenta de las instrucciones dadas por el profesor. Asimismo, fomenta la capacidad de síntesis y el parafraseo. De este modo. Los niños seleccionan la información de manera más independiente y de acuerdo con sus propios vacíos de información.

Por otra parte, como actividad motora, la escritura a mano está relacionada con diversas zonas del cerebro, entre ellas el centro del habla, lo que hace que estas dos funciones se conecten y se presente un incremento significativo en la adquisición y retención de palabras nuevas y estructuras gramaticales complejas. Adicionalmente, la relación que establece entre el movimiento de la mano al realizar el trazo y la representación simbólica de los conceptos por medio de las letras, deja una huella motora en el cerebro que permite un reconocimiento posterior de las palabras y el afianzamiento de las relaciones lógicas entre las mismas.

Por supuesto, es importante que los niños desarrollen las destrezas que su entorno les exige y no podemos ser ciegos ante la necesidad de manejar las nuevas tecnologías. Tampoco podemos negar que el uso del teclado favorece el desarrollo de habilidades nuevas y que sin duda alguna acelera los procesos de captación de la información, así como beneficia su búsqueda. Sin embargo, dado que no podemos desechar las importantes consecuencias de la escritura pero, ¿cómo hacemos que este proceso sea más fácil para nuestros hijos? Aquí cinco pasos para facilitar el proceso a los más pequeños:

  1. Agarrar correctamente el lápiz. Es importante contar con instrumentos adecuados de escritura cuyo grosor, dependiendo de la comodidad del niño, permita fácilmente hacer el agarre con una pinza  utilizando los dedos medio, índice y pulgar. En la actualidad, los lápices de diseño triangular y con mayor grosor hacen de este un proceso más sencillo.
  2. ¡No tan duro! Agarrar el lápiz con suavidad permite realizar los trazos curvos de las letras de manera más natural. Lo anterior se logra haciendo de la escritura un proceso más lento, lo que además permite que no se confundan los trazos entre una letra y la otra.
  3. Buenos cuadernos. Dependiendo de las exigencias de las diversas materias, debemos procurar que los niños cuenten con cuadernos que les ofrezcan un grosor adecuado del papel para que este no se rasgue fácilmente y en el que el interlineado sea lo suficientemente demarcado para que sirva de guía en cuanto al tamaño que deberían tener las letras.
  4. Buena postura. Si bien lo ideal es mantener una postura recta en la que el antebrazo descanse sobre el escritorio, lo más importante es encontrar una postura que resulte cómoda y que evite el encorvamiento sobre el papel, para evitar posibles lesiones de cuello y espalda.
  5. Dibujar con todo el brazo. Una de las técnicas que se enseñan en las escuelas de Arte para mejorar el trazo de los futuros ilustradores es la de dibujar en posición vertical y utilizando no solo la muñeca sino todo el brazo. Hacer este ejercicio con los niños permite mejorar el movimiento del hombro, darle fluidez a las líneas y mejorar las curvas, logrando una letra mucho más legible.

Los anteriores pasos no nos quitan mucho tiempo y si permiten beneficios a largo plazo en el proceso de escritura y comprensión de los niños. Te invitamos a practicarlos con tus hijos y estudiantes.  

Suscríbete al blog para padres Norma